Crypto PlazaCrypto Plaza

¿Por qué la gente no paga con criptomonedas?

Unos defienden que las criptomonedas están preparadas para reemplazar al efectivo, mientras que otros opinan que no cumplen con las características básicas necesarias para eso. Y hasta existe un tercer grupo, que lo quiere es eliminar definitivamente el efectivo.

Una de las conversaciones más habituales entre los seguidores de las criptomonedas es la discusión sobre si éstas tienen la capacidad real para convertirse en un medio de pago.

Unos defienden que las criptomonedas están preparadas para reemplazar al efectivo, mientras que otros opinan que no cumplen con las características básicas necesarias para eso. Y hasta existe un tercer grupo, que lo quiere es eliminar definitivamente el efectivo.

Por su parte, el Tribunal Justicia Europeo ha sido muy claro en dos sentencias: el 12 de junio de 2014 (caso Granton Advertising Asunto 416/12) y el 22 de octubre de 2015 (caso David Hesqvist Asunto C264/14), concluyendo que las criptomonedas, cuyo principal ejemplo conocido por todo el mundo es el “bitcoin” es una divisa digital, y como tal la trata como “medio de pago”.

Algunas de las ventajas expuestas por las personas que creen que las criptomonedas sí pueden ser utilizadas como un medio de pago son:

  1. No se necesitan intermediarios: el pago no tiene que ser validado por un tercero de confianza y el intercambio se puede realizar de manera directa entre las partes implicadas.

  2. Brindan una mayor privacidad: las criptomonedas ofrecen características que nos permiten realizar transacciones con mayor privacidad. Aunque cuando hablamos de ejecutar pagos en alguna tienda, será obligación para el vendedor declarar la venta, identificando al comprador con una factura y contabilizando en moneda local el importe recibido.

  3. Funcionan con más rapidez y total disponibilidad: si bien el tiempo de cada transacción varía entre las diferentes criptomonedas, son mucho más rápidas que una transferencia bancaria tradicional y puede ejecutarse 24/7 desde cualquier lugar del mundo, y con una única moneda común para el comprador y el vendedor.

  4. Son muy sencillas de utilizar: para hacer un pago con criptomonedas sólo es necesario saber cuál es la billetera digital (wallet) de la otra persona, indicar el importe y autorizar la transacción. Tan sencillo como escanear un QR, sin posibilidad de fallo o error.

  5. Previenen el fraude: toda la información sobre todas las transacciones hechas con criptomonedas queda asentadas en un libro contable distribuido en el que no se puede cambiar o rectificar información alguna. Además de que siempre es el comprador el que inicia el pago y jamás puede hacerlo el vendedor con datos almacenados, también queda reflejada fecha y hora del pago, así como el importe de la transacción.

  6. Tienen costes de transacción mínimos: las comisiones de pago con criptomonedas son ínfimas en comparación con las tarifas que cobran otros sistemas de pagos digitales, principalmente cuando se trata de transacciones internacionales. Este costo, en muchas blockchains es 0, como por ejemplo en NANO, Stellar o DASH.

Por otra parte, quienes consideran que las criptomonedas no son útiles como medio de pago exponen ciertas desventajas:

1- El precio es muy volátil: la mayoría de las criptomonedas cambia de precio constantemente si se mide en términos de moneda Fiat y eso es un gran problema a la hora de realizar o recibir un pago, ya que estas fluctuaciones dificultan el poder establecer referencias en torno a los precios.

2- Ciertas criptomonedas no pueden procesar tantas transacciones por segundo: criptomonedas como bitcoin permiten ejecutar solo hasta 7 transacciones por segundo versus las más de 56.000 que pueden procesar algunos sistemas de pago con infraestructuras tradicionales y centralizadas como VISA.

Si bien estas desventajas fueron reales por un largo período de tiempo, actualmente ya no lo son. Como siempre sucede en esta magnífica comunidad cripto llena de talentosos programadores, en su inmensa mayoría anónimos, cada vez que se detecta un problema florecen cientos de soluciones.

Es cierto que el precio de las criptomonedas es volátil ya que aún se encuentran en una fase muy temprana de adopción y los grandes movimientos de fondos todavía pueden ocasionar grandes fluctuaciones de precio. Es por eso que a día de hoy existen diferentes soluciones para atajar este problema: los proveedores que facilitan la conversión de criptomonedas a euros y también las monedas estables (stablecoins).

Estos proveedores, como Bitnovo o Bitsa, fijan un precio durante un tiempo limitado para evitar que el comprador y el vendedor sufran esa volatilidad en los pagos. En el caso de Bitsa, incluso se ofrece una tarjeta que se recarga con criptomonedas y permite comprar en cualquier tienda física u online. En este escenario el usuario paga con criptomonedas y el comercio recibe euros. Esta operación se puede realizar a través un TPV normal o una pasarela de pago online, ya que la tarjeta funciona como una tarjeta Visa (NYSE:V) aceptada en todo el mundo.

Por otro lado, se han creado las stablecoins o monedas estables cuyo objetivo es el de ofrecer una criptomoneda que no sea volátil, anclando el valor de la criptomoneda al dinero fiat. Por ejemplo, DAI se ha convertido en uno de los proyectos de mayor relevancia en el mundo cripto y, sobre todo, en el mundo de las finanzas descentralizadas (DeFi).

También es cierto que tiempo atrás cuando solo se hablaba de bitcoin, este no podía procesar demasiadas transacciones por segundo, y estaba lejos de poder absorber un rol principal en el mundo de pagos al nivel de empresas tradicionales. Sin embargo, ahora existen criptomonedas rapidísimas. Incluso hoy en día el propio bitcoin ofrece una solución competitiva para pagos: Lightning Network puede llevar a Bitcoin hasta niveles cercanos a 1 millón de transacciones por segundos, mucho más que las manejadas por sistemas de pago como VISA o MasterCard.

La propia VISA está probando una API que permitirá a los bancos ofrecer servicios de criptomonedas a sus clientes y su CEO Al Kelly declaró: “a medida que una moneda digital específica se convierte en un medio de intercambio reconocido, no hay ninguna razón por la que no podamos agregarlo a nuestra red“.

También Mastercard (NYSE:MA) anunció el 10 de febrero que empezaría a admitir unas pocas criptodivisas en su red de pagos ya que cree que la inclusión de las criptomonedas permitirá a los clientes “ahorrar, almacenar y enviar dinero de nuevas maneras”, al tiempo que abrirá nuevas oportunidades para los comerciantes.

Entonces, si ya no existen desventajas con respecto al sistema tradicional de pagos online y además las criptomonedas ofrecen ventajas significativas, ¿por qué la gente no paga con criptomonedas?.

En mi opinión esto se basa en dos factores principales:

– El primer factor es que aún no existen tantas personas que posean criptomonedas y, por lo tanto, aún no existen tantos comercios que se preocupen por aceptar criptomonedas como medio de pago.

Aunque es necesario aclarar que la adopción está creciendo a niveles exponenciales, a punto tal que nos ha llevado desarrollar un TPV universal que permitirá a los clientes pagar de forma tradicional con una tarjeta y también con criptomonedas en una tienda física, y además una pasarela de pago en criptos para las tiendas online.

– El segundo factor lo explicó Sir Thomas Gresham en el siglo XVI en la Ley que lleva su nombre. La ley de Gresham es el principio según el cual, cuando en un determinado territorio circulan simultáneamente dos tipos de monedas y una de ellas es considerada por el público como “buena” y la otra como “mala”, la gente siempre optará por pagar con la moneda más débil del momento y ahorrar en la más fuerte.

Esto explica por qué la gente no está interesada aún en desprenderse de sus criptomonedas y utilizarlas en su día a día. Prefieren pagar con sus euros, dólares y pesos en constante devaluación antes de pagar con monedas que incrementan su valor constantemente con el paso del tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *