Crypto PlazaCrypto Plaza

“The Ownership Economy”: crypto y la nueva frontera del software de consumo

Por: Redacción |

*Este artículo es una traducción al castellano del artículo publicado en Variant.fund bajo el nombre de “The Ownership Economy: Crypto & The Next Frontier of Consumer Software”. Si quieres leer el artículo en versión original (EN) puedes hacerlo aquí.

Una de las cosas más sorprendentes de la tecnología que consumimos a diario es el grado en que está construida, operada e incluso financiada por sus usuarios.

El dispositivo que estás utilizando para leer este post, el software que lo muestra, el servidor que aloja este contenido y muchas otras cosas en Internet se construyen con código abierto aportado por una comunidad global de desarrolladores. Plataformas como Wikipedia, YouTube, Twitter, Facebook y Airbnb funcionan en torno a contenidos y productos procedentes de particulares, no de empresas. Y cada vez más, mercados como Kickstarter, Patreon, Substack y muchas otras plataformas de la Economía de la Pasión permiten a los usuarios financiar directamente los productos, la información y los servicios que consumen.

A medida que el papel del individuo en la creación de valor se hace más común, el siguiente paso evolutivo es hacia el software que no sólo es construido, operado y financiado por los usuarios individuales, sino que también es propiedad de los usuarios.

La propiedad, a través de los planes de opciones sobre acciones para los empleados, ha sido una poderosa herramienta para incentivar a las personas con talento a dedicar sus habilidades a la construcción de startups en Silicon Valley. Aunque este modelo ha tenido un gran éxito, no ha sido accesible para todos, limitado por la geografía y la infraestructura financiera heredada, entre otros factores. Uno de los resultados es que los intereses económicos de las mayores plataformas de Internet están concentrados y a menudo mal alineados con sus contribuyentes más valiosos, sus usuarios. Ahora, las nuevas tecnologías están cambiando la distribución del trabajo y el valor para que sean accesibles en línea, lo que da lugar a una nueva generación de plataformas que prosperan gracias a las contribuciones de un grupo de talentos global y sin permisos.

La propiedad es una poderosa motivación para que los usuarios contribuyan a los productos de forma más profunda, ya sea con ideas, recursos informáticos, código o creación de comunidades. Este modelo económico más cooperativo ayuda a garantizar una mejor alineación con los usuarios a lo largo del tiempo, lo que resulta en plataformas que pueden ser más grandes, más resistentes y más innovadoras. Esta es la Economía de la Propiedad, y más allá de ser un esfuerzo social positivo, las plataformas que la construyen son capaces de aprovechar la forma más fuerte de incentivos de mercado para hacer crecer los efectos de la red.

Aunque en la actualidad es más frecuente en las criptomonedas, la economía de la propiedad se está extendiendo a otras áreas de la tecnología. Para entender por qué, podemos mirar a la historia reciente y observar cómo las innovaciones de protocolo a menudo exponen nuevos modelos disruptivos que, cuando se producen, influyen en las tendencias más amplias y pasan a tener un impacto en miles de millones.

Identificación de modelos disruptivos a través de innovaciones de protocolo

La historia de la adopción de protocolos se ajusta a un patrón: en primer lugar, los pioneros utilizan los nuevos protocolos para hacer cosas que eran imposibles antes de que la nueva tecnología les permitiera hacerlo. Muy a menudo, este nuevo comportamiento implica romper las reglas. A continuación, una estrategia ganadora para los fundadores consiste en crear productos que hagan que estos nuevos modelos sean más accesibles para un público más amplio.

Pensemos en los primeros protocolos de la web: IP, HTTP, estándares como HTML, y luego RSS. Al principio, los sitios web más populares utilizaban estos protocolos para crear copias de análogos físicos, como portadas de periódicos o anuncios clasificados. Pero cuando la adopción de Internet se generalizó, los usuarios empezaron a publicar sus propios contenidos: los blogs independientes, los podcasts, los boletines de noticias y los foros allanaron el camino para las plataformas de contenidos generados por el usuario que dominan la publicación en la actualidad.

Otro ejemplo es BitTorrent, una innovación del protocolo de distribución de paquetes, pero una disrupción que apuntaló la revolución del streaming. Cuando BitTorrent se hizo popular, Netflix todavía enviaba DVDs por correo. Mientras tanto, la tecnología peer-to-peer permitía a los consumidores acceder a música, películas, software y videojuegos de forma instantánea, como si los archivos estuvieran ya en sus discos duros. En 2004, BitTorrent representaba un tercio de todo el tráfico de Internet.

La pasión de los consumidores por los torrents indicaba que querían acceder a los medios de comunicación del mundo al alcance de su mano, pero para muchos, BitTorrent no era una experiencia fácil de usar; los rastreadores eran objetivos móviles, desordenados y difíciles de navegar.

Una persona que vio una oportunidad entre el ruido fue Daniel Ek, fundador de Spotify. Como director general de µTorrent, uno de los clientes de BitTorrent más populares, Ek comprendió que la piratería no consistía en robar, sino en acceder. La fórmula ganadora era proporcionar acceso a la música del mundo en un producto limpio y bien diseñado.

Hoy en día, los tokens criptográficos son la última innovación de protocolo que expone un nuevo modelo disruptivo. Al igual que BitTorrent nos permitió intercambiar paquetes de información de forma instantánea y sin intermediarios, los tokens criptográficos nos permiten distribuir valor de la misma forma.

La innovación del protocolo de los tokens es similar a la de los paquetes de valor, pero la disrupción está en la forma en que las nuevas plataformas de software pueden construirse y ganar adopción. El avance de las primeras redes de criptomonedas es un nuevo modelo de redes impulsadas por el mercado, en el que los usuarios construyen, operan y poseen una parte de los productos y servicios que utilizan a diario.

La economía de la propiedad, pionera en las criptomonedas

La idea de la propiedad del usuario está en el centro del éxito de Bitcoin y Ethereum, las primeras redes de propiedad de los usuarios y operadas a escala. Bitcoin llegó en 2009, el año que marcó una rápida aceleración de la desigualdad económica y del papel de Internet en la vida cotidiana de las personas. Bitcoin prometía un nuevo medio económico para participar en la historia de la tecnología moderna, simplemente ejecutando un software de código abierto en tu ordenador. En lugar de tener que vivir en un lugar concreto y seguir una carrera específica para cosechar los beneficios de la nueva economía, cualquiera con una conexión a Internet podía participar “minando” o asegurando la red. A cambio, ganaban Bitcoin recién acuñados, una participación en la propia red.

El lanzamiento de Ethereum en 2015 amplió el tipo de computación posible en las redes de blockchain, permitiendo una gama más amplia de aplicaciones y permitiendo a los desarrolladores experimentar con nuevas formas de expresar la propiedad en el código. Las aplicaciones mejor diseñadas basadas en Ethereum aprovechan un modelo de negocio similar al de los mercados tradicionales de la Web 2.0, pero las codifican en “contratos inteligentes” autónomos gestionados por la red de mineros de Ethereum. Esto significa que estas aplicaciones no tienen un operador central. En lugar de que el círculo interno de fundadores e inversores de una plataforma se lleve el valor, los usuarios pueden ganar la mayor parte del valor generado por sus contribuciones colectivas.

No hace falta decir que uno de los problemas más difíciles a los que se enfrenta cualquier nueva tecnología es la adopción, especialmente cuando se necesitan efectos de red, y más aún cuando se compite con los efectos de red existentes en las plataformas dominantes de hoy en día. Como se dieron cuenta las primeras comunidades de Bitcoin y Ethereum, la propiedad es una herramienta que ayuda a superar este problema. Esas primeras comunidades estaban compuestas en gran parte por tecnólogos, desarrolladores y entusiastas que, naturalmente, fueron de los primeros en reconocer el poder de los tokens como incentivos económicos directos. Pero hoy en día, los fundadores están llevando la idea de la propiedad -o al menos, una mejor alineación económica entre las plataformas y los participantes- a nuevos sectores verticales de la tecnología, desde la infraestructura para desarrolladores hasta los servicios financieros, y desde los mercados de consumo hasta las redes sociales.

Cómo las plataformas de nueva generación están impulsando una economía de la propiedad

La economía de la propiedad no siempre significa una distribución literal de tokens, opciones de compra de acciones o capital. Tampoco significa necesariamente que una aplicación o un servicio se construya por completo sobre una cadena de bloques. Más bien significa que la propiedad -que puede manifestarse en forma de nuevas recompensas económicas, gobernanza de la plataforma o nuevas formas de capital social- puede ser una nueva piedra angular de las experiencias de los usuarios, con mucho espacio de diseño para explorar.

Algunos ejemplos. En el ámbito de los pagos, Celo está haciendo que los dólares digitales y las aplicaciones financieras sean accesibles a cualquier persona con una conexión a Internet a través de una red de cadena de bloques que, como Bitcoin, es totalmente propiedad de los usuarios y está gestionada por ellos. En finanzas, startups como Binance y Numerai han aprovechado los tokens para distribuir los ingresos de la plataforma directamente a sus usuarios, alimentando la lealtad a la marca y el crecimiento. Compound, un mercado monetario, completó recientemente su viaje de descentralización progresiva para convertirse en un mercado de propiedad comunitaria para préstamos y empréstitos.

Uniswap, una bolsa de criptomonedas, tiene un modelo de negocio similar al de Coinbase o Binance en el sentido de que impone una comisión a las transacciones. Pero en lugar de que la empresa se quede con esa comisión, ésta se distribuye entre los operadores que crean el mercado y proporcionan liquidez y hacen que el producto sea útil. Dado que Uniswap es de código abierto y propiedad de los usuarios, los desarrolladores de terceros pueden confiar en la plataforma y se ha creado un rico ecosistema de integraciones en torno al proyecto.

En el ámbito social, Reddit anunció recientemente que 300 millones de usuarios tendrán acceso a monedas comunitarias tokenizadas a través de su aplicación móvil. La plataforma recompensará a los participantes en los subreddits r/FortniteBR y r/Cryptocurrency con tokens que podrán utilizar para pagar por la afiliación, las propinas y las insignias en la app de Reddit, lo que les hará dueños de la economía de cada subreddit.

El mercado de consumo Foundation está transformando el modelo de Kickstarter al permitir a los creadores tokenizar sus proyectos en un mercado donde los tokens pueden comprarse, venderse o canjearse por bienes o servicios. Esta representación digital y programable de la propiedad desbloquea nuevos flujos de ingresos que dan a los compradores y creadores acceso a nuevos flujos de valor en los mercados secundarios.

El mercado global de talentos Braintrust conecta a los mejores talentos tecnológicos con las grandes empresas que buscan contratarlos. Su mercado realiza transacciones en dólares estadounidenses, pero utiliza un token basado en Ethereum como sistema central de incentivos y gobernanza para distribuir el valor a los contribuyentes.

En el ámbito de los productos de consumo, la nueva empresa de marcas Arfa recompensa a los clientes que contribuyen al desarrollo de los productos -el Colectivo Arfa- con un 5% de los beneficios de la empresa. Esperan que estos incentivos económicos directos puedan ayudar a crear una base de clientes más fieles con menores costes de marketing a lo largo del tiempo.

Otras plataformas, como Bird y Dumpling, están dando un nuevo giro a la economía colaborativa al permitir que los proveedores de sus mercados gestionen franquicias independientes, de las que son propietarios y que gestionan. Estas plataformas combinan la escala de los mercados impulsados por el software con la acumulación de valor para los operadores.

El mundo entiende cada vez más que “el software se está comiendo el mundo”, por lo que no es de extrañar que las narrativas en torno al empoderamiento económico personal en Internet estén resonando ahora más que nunca. Al igual que las barreras a la productividad profesional en línea han disminuido drásticamente, también lo han hecho los obstáculos que antes impedían la distribución equitativa y segura del valor económico.

Presentación de Variant: una empresa dedicada a la economía de la propiedad

Las criptomonedas expusieron el poder de la propiedad como herramienta para impulsar a los usuarios a contribuir a los protocolos que utilizan de manera más profunda. Ahora, la oportunidad es seguir el patrón, y construir productos (y protocolos) más accesibles que impulsen la adopción y la participación a través de una mejor alineación económica con los usuarios.

Después de construir e invertir en el espacio durante casi siete años, estoy redoblando la búsqueda de una Internet más equitativa e innovadora. En 2014, tras iniciar mi carrera en la música como gestor de artistas, cofundé Mediachain Labs. El objetivo de la empresa era construir una infraestructura que permitiera a los creadores capturar más del valor que generaban en las plataformas de medios. Ese proyecto fue adquirido por Spotify, donde dirigí la I+D de blockchain con objetivos similares.

En 2018, me uní al equipo de inversión de Andreessen Horowitz para tener una visión más amplia de las redes de criptomonedas, sus capacidades y sus aplicaciones. Y ahora, en Variant, espero trabajar con los Daniel Ek de esta generación: fundadores impulsados por el producto que entienden cómo la propiedad puede ser una piedra angular disruptiva de los nuevos productos.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *